Sol en aries 2019

Iniciamos y celebramos el nuevo año energético,

astrológico, mañana 20 de marzo a las 9:58 p.m.

hora GMT (4:58pm en Bogotá). El renacer de la Tierra,

entrando en primavera (para los países del norte)

simbolizado por el retorno del cálido Sol que fertiliza

los campos para que un nuevo ciclo comience.

Un año que se ve prometedor, comenzando con el

Plenilunio (luna llena) en Virgo que representa la perfecta

oposición y complementariedad del femenino y masculino,

del padre y la madre, del día y de la noche.

El Sol en conjunción con Quirón, mientras que Mercurio

se junta a Neptuno, y Venus cuadra a Marte. Júpiter en su signo, cuadrando a la Luna y Saturno en regencia conjunto a Plutón, ambos haciéndole trígono a Marte. Interesante contemplar el aislamiento de Urano en Tauro, feral, sin aspectos mayores.

Podríamos interpretar estos algunos aspectos y posiciones de muchas formas, pero recordemos siempre, que existe millones de posibilidades de hacerlo.

Un año importante para el desarrollo de la medicina alternativa, naturopatica, chamánica, donde también la esencia de cada uno podrá verse envuelta en tendencias cada vez más evasivas de no confrontar su propio mundo emocional. Se expresa una fuerte lucha hombre – mujer, la cual podría perfectamente resultar constructiva, pero probablemente a través de procesos de crisis y enfrentamientos, ya sean de orden socio-político. Seguirá el planeta manifestando mucho movimiento tectónico, volcánico, y catástrofes naturales mientras que las instituciones humanas vivirán profundos momentos de crisis y transformación. La espiritualidad del ser humano se seguirá, aun con lentitud, pero seguridad, desarrollando hacia maneras más libres de expresarla, pero con grandes resistencias, mentiras y manipulaciones de las sectas religiosas. Varios escándalos religiosos explotarán, pero no serán percibidos como tales. La tecnología y la ciencia este año no serán tan innovadoras, mientras las instituciones siguen frenando el desarrollo de medios alternativos de producir energía por beneficio económico y potencia destructora del petróleo. En varias partes, se emancipa el ser humano del sistema que lo trata de controlar/canalizar/ordenar, así como la mujer trata de obtener equidad e igualdad a su prójimo masculino. Un año de muchas distracciones y estafas, de muchas mentiras, pero también de una sutil energía evolutiva que incrementa la sensibilidad, la intuición y la capacidad de crecer personal y espiritualmente.

Un caos institucional y sistemático que permite al ser humano buscar su verdad en el único lugar donde realmente se puede expresar: en su corazón.

Un año de transición y transformación.

Es conveniente realizar un acto de agradecimiento acerca de todas las bendiciones que uno a recibido en el año previo y todas aquellas que desea recibir en este nuevo ciclo de la Tierra. Pedir por ella, porque somos parte de ella. Pedir por ella, porque ella todo nos lo da.

Prender una vela de color MORADO, un sahumerio (palo santo, copal, incienso o mezcla de hierbas amargas secas), y pedir un nuevo rumbo de crecimiento, prosperidad y amor expansivo para uno y todos aquellos con los cuales uno se vayan relacionando. Rezar lo siguiente bendiciendo su casa: “hoy limpio mi casa, mi templo, mi cuerpo y mi espíritu. Para que todo aquello negativo que haya cargado este año se desvanezca y transmute en luz. Para que de los errores que he cometido tenga la oportunidad de aprender. Para que de los sentimientos que llevo por dentro no quede sino gratitud y amor, humildad y alegría. Hoy bendigo la llegada de este nuevo ciclo a mi vida y para todo el planeta. Agradezco la vida y la luz que en mi y en el planeta va creciendo y prosperando. Gracias Creador, por la existencia.”.

Bogotá, XX de marzo 

2019

Preguntas y respuestas

  • CEIA - Facebook